La religión sigilosa es la más exitosa

Los budistas son maestros del sigilo.

Consiguen adeptos en occidente de una manera discreta, silenciosa y efectiva.

A ver, las religiones siempre se han dedicado a defender a muerte sus creencias.

 

Recalco:

A muerte.

 

No conozco ninguna religión que no haya guerreado o matado en nombre de su dios.

 

Salvo el budismo. Hasta donde yo sé, nadie a hecho una guerra santa en nombre de Buda.

 

Los budistas van a la suya. No niegan la existencia de Cristo, Mahoma, de los santos o incluso de Dios. De hecho, ellos creen en cientos de dioses, demonios y espíritus.

 

Y defienden que todos, algunos en esta vida, otros dentro de 180 reencarnaciones, alcanzaremos un estado superior a base de meditación e introspección.

 

En lugar de echar pestes de otras religiones o de liarse en una guerra fútil por cambiar la fe de los demás, recomiendan a los occidentales interesados en la meditación recurrir a imágenes de sus propias religiones, en lugar de lanzarte a adorar a un espíritu extraño que no te dice nada.

 

 

 

¿El resultado? En los últimos 50 años ha habido un interés creciente por las prácticas del budismo.

 

No solo entre los hippies y el new age. Las prácticas del budismo se han colado en miles de hogares. A través de vídeos, apps, y documentales, muchos occidentales han (hemos) comenzado a meditar.

 

Hasta la comunidad científica está interesada en estudiar las ondas cerebrales de los monjes en estado de meditación.

 

Ahí está la magia sigilosa del budismo. No busca que creas en el budismo como religión. Busca que practiques la meditación para ser mejor persona cada día y que, eventualmente, más pronto que tarde, puedas alcanzar la iluminación.

 

Un objetivo claro sencillo y efectivo.

 

Sin entrar en conflicto con nadie. Sin golpes en el pecho reclamando que mi religión es la mejor y los demás son unos infieles.

 

Simple y sigiloso.

 

 

 

En cierta manera, el email copywriting se parece a la forma de actuar del budismo:

 

Da igual a lo que te dediques, a quién defiendas o a quién ayudes. Mandar correos que tu público lee y hacen que pidan cita funciona y es como la meditación: sigiloso y beneficioso.

 

Los hay que van a muerte defendiendo su verdad absoluta y renegando de todo lo demás. Nada en contra. Mis respetos si les va bien así. Y mi compasión si no obtienen resultados. Pero no puedo hacer nada. Pretender cambiarlos es como tratar de convertirlos a otra religión a la fuerza. No funciona.

 

Para los que tienen la mente abierta y están dispuestos a disfrutar de los beneficios de usar mails que venden a diario, tengo esto:

 

https://copyestrategico.com/email-copywriting/

 

 

Que tengas un gran día.

 

 

Javi Vicente.

 

 

PD: detalles en el link.