Una buena idea que se acuñó en el Imperio Romano

El dinero es papel.

Antes no. Antes de 1971 las divisas estaban vinculadas con el oro. Luego llegó Carter y desvinculó el dólar de su equivalente en oro. Y ahora, si hace falta rescatar un banco o un país, se imprime la pasta que haga falta y luego se hace un paripé buscando culpables y sanbenitos.

Bien.

Pues en la antigua Roma las monedas tenían oro. O plata. Y la gente lo sabía.

Así que muchos se dedicaban a afeitarlas por los cantos. Y las monedas eran cada vez más pequeñas (y menos valiosas).

Fue el comienzo de la economía sumergida. Porque cuando un comerciante recibía un puñado de monedas, guardaba a buen recaudo las que no habían sido manipuladas (las retiraba de la circulación), y se deshacía de las malas en la siguiente compra.

Total, que el Imperio Romano veía cómo sus sestercios de oro valían cada vez menos. ¿Y qué se le ocurrió a las mentes privilegiadas del Imperio?

Algo bastante creativo:

Acuñar las monedas con bordes dentados. Porque así se puede detectar al instante si una moneda ha sido manipulada o afeitada.

Es tan buena idea que sigue usándose hoy. De hecho, cada moneda de euro tiene un diseño diferente en los bordes. Y esto le sirve también a los invidentes para reconocer más rápido el valor de cada una al tacto.

Y es que, cuando una buena idea funciona, suele tener un gran recorrido y se usa una y otra vez.

Lo mismo que ocurre cuando eres capaz de mandar correos que se abren, se leen y hacen que compren. No correos que hacen que se duerman de aburrimiento y tedio. Que hacen que lean y compren. Importante.

Los puedes mandar a quienes se suscriben a tu newsletter desde la web. Como toda la vida. Pero puedes hacer mucho más:

Mandarlos a tu lista de clientes actuales, para conseguir ventas cruzadas. Eso está muy bien porque tus mejores clientes son los que YA tienes.

O mandarlos a los nuevos leads que captes desde tu tienda física. Esas personas que te pidieron presupuesto pero que no han comprado por lo que sea.

Es como afeitar monedas, pero sin que el Imperio Romano se te eche encima.

Es aprovechar al máximo tus oportunidades de conseguir ventas. Sin ser pesado ni hacer de vendedor en cada correo. Porque son entretenidos, forman e informan de tu solución. Y sobre todo, construyen la confianza sin la cual, no hay venta.

Para los que quieran aprovechar el extraordinario poder de hacer algo sencillo que funciona para conseguir más ventas cada día, tengo esto:

https://copycursos.com

Que tengas un gran día.

Javi Vicente.

PD: Detalles en el link.